El hijo del rey loco

el hijo del rey loco dibujo

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy lejano del que ya no se recuerda el nombre, un rey y su comitiva se encontraron con una hermosa joven que recogía frutas silvestres en el bosque.

Aunque el rey no tenía previsto detenerse allí, la joven lo dejó cautivado. Al momento, el rey le dijo:

—A ti, dulce doncella

te quiero como princesa.

La joven no quería casarse con alguien que no conocía y, ante la afirmación del rey, comenzó a correr dejando su cesta tirada en el suelo. Pero la suerte no la favoreció: tropezó con un grupo de hongos inmensos y cayó al suelo.

Un integrante de la comitiva del rey le echó una red encima y así logró el monarca capturar a la joven.

El rey llevaba mucho tiempo estando loco, pero nadie se atrevía a contrariarlo, puesto que había sido un héroe en sus tierras durante muchos años.

—Ustedes dos, fieles amigos

llevad a la niña y dejadla en mi castillo.

Y así fue como dos seguidores del rey llevaron a la joven, maniatada y envuelta en la red, a caballo por el bosque hasta el castillo.

castillo

Al llegar al lugar, la entregaron a un sirviente de aspecto feo, de piel gris y desagradable. Esta persona la puso en cautiverio en una torre.

Durante la primera noche en que la joven estuvo allí, un búho se posó sobre la ventana de su calabozo.

buho en un árbol

—Amigo, envidio tus alas.

Yo no las tengo y estoy secuestrada.

El príncipe fue a conocer a la mujer que su padre había elegido para él.

La observaba poco tiempo durante frecuentes visitas y siempre se retiraba disgustado. Aunque la mujer era adorable, no quería que su padre la retuviera por medio de la fuerza.

Ordenó entonces que se la dejara libre, y como nadie estaba dispuesto a oponerse al príncipe, eso fue lo que se hizo.

Él mismo se aseguró de que la joven se fuera, caminando detrás de ella hacia la salida.

—Gracias, su Majestad.

¡Soy feliz en libertad!

Así se despidió ella y siguió camino hacia el bosque, por donde regresaría a su casa.

Durante todo el recorrido sus pasos fueron vistos por el mismo búho que se había posado en la ventana de su calabozo y, cuando estaban por llegar, le dijo al oído, con palabras humanas, que él era un hada y que podía lograr que el príncipe se casara con ella sin que el rey interviniera.

—No, mi amor no debe causar

de alguna vida el final.

Entonces, el ave voló rápidamente hacia la habitación del príncipe, al que encontró entristecido.

—No sufras, querido amigo

que no es tanto tu motivo.

El príncipe le respondió, cabizbajo:

—Joven tan dulce y buena

no ha cruzado antes la puerta.

—Yo, tu viejo amigo hechizado

sé algo que no has observado.

—¿Qué dices? ¿De qué se trata?

¿Por qué tanta perorata?

—Esa muchacha tan bella

te extraña como tú a ella.

Le propuse matar al rey

y nada quiso saber

porque es buena de corazón

y cree mucho en el amor.

—¿Crees tú que se casaría

si yo se lo propusiera un día?

—De eso estoy tan seguro

como de mi forma de búho.

Al escuchar eso, el príncipe se dirigió rápidamente a buscar a su caballo, montó en él y pidió a su amigo, convertido en búho por un maleficio, que lo condujera hasta la vivienda de la joven.

Al llegar allí, ella lo recibió con alegría y gratitud.

—Su Majestad, no esperaba

su visita en mi morada.

—Vengo aquí con la ilusión

de que me des tu corazón,

y si quieres aceptar mi anillo

serás libre en mi castillo.

Y así fue como el príncipe propuso casarse a la joven, que aceptó con un abrazo y lágrimas en los ojos.

Ella se convirtió en princesa al poco tiempo, y la pareja fue feliz aún conviviendo con el rey, ya que el príncipe no permitió nunca a su padre que hiciera daño a su princesa.

Y colorín colorado, este cuento se ha terminado.

P/D: Muchas gracias al querido amigo que nuevamente prestó su talento para decorar esta entrada con uno de sus dibujos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 opiniones en “El hijo del rey loco

  1. Gracias por tu cuento. Hya un cuento de los hermanos Grimm acerca de un principe que por un maleficio
    es convertido en buho, hasta que una joven rompe el maleficio. Lo conoces? gracias

    • Hola, Rafael.
      ¡No conocía ese cuento! Lo voy a buscar porque me encantaría leerlo.
      Gracias por tu comentario y por leerme.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*